The Miraculous Power of the Eucharist
The Miraculous Power of the Eucharist

The Gift of The Six Kowtows

 

A Present from Blessed Mother Mary to Humanity

432 pages

Sáu Lạy Kính Dâng Chúa Giêsu Thánh Thể

100 pages

Kinh Nguyện Sáu Lạy kính dâng Chúa Giêsu Thánh Thể

144 pages

The Six Kowtows Reverently Offered to the Eucharistic Jesus

 

192 pages

Ang Anim na Kowtows

Magalang na iniaalay

sa Eukaristikanong Hesus

176 pages

Las Seis Kowtows

Reverente-mente

Ofrecido a

Jesús Eucarístico

192 pages

Los Seis Kowtows Reverently

Oferecido

a Jesus

Eucharistico

208 pages

 

Sáu Lạy

Kính Dâng

Thiên

Chúa Cha

-Quyển I-

240 trang

Sắp in

The Six Kowtows Reverently Offered to the Most Precious Blood of Our Lord Jesus Christ

256 pages -  Coming soon

ABBA,

FATHER!

 

- BOOK I -

 

English

256 pages

coming soon

The Six Kowtows

Reverently Offered to Blessed Mother Mary

 

256 pages - coming soon

Messages for the World 

Pray

the Rosary of The Six Kowtows 

Heavenly Poems and Songs

''I wish that for every month, on the 13th, the people to whom I have revealed to will speak to all My children, to invite the world, and invite every person in the world today to lessen their own desires, putting their own interests above all else...  

Read more

Heading

El Sacramento de amor

6 de Noviembre del 2019

 

Este es un mensaje inspirado por el Espíritu Santo a través de la mensajera, Lucía Phan, cuando practica Las Seis Postraciones (Los Seis Kowtows).

 

Lucía: Oh Dios, son las 1:54 pm del Miércoles 6 de Noviembre de 2019 en la Iglesia de San Miguel, frente al santuario, el tabernáculo, la Cruz y la pintura de la  Madre como Reina.

 

Hoy venimos aquí, las palabras nos inspiraron como una enseñanza para que seamos constantes y firmes cuando somos las personas elegidas para dar testimonio del don de Las Seis Postraciones (Los Seis Kowtows).

 

Estas son buenas noticias actuales que Dios ofrece en abundancia en estos tiempos.

 

Esta es una misión para orar por las almas y también una misión para recibir la elevada espiritualidad que Dios ha ofrecido, para que podamos encontrar muchas cosas divinas presentes en medio del mundo.

 

Esto también nos urge a comprender nuestro papel, a comprender a qué nos enfrentamos, a comprender cómo deshacernos de nuestro pensamiento limitado y  mente estrecha, ya que debemos ser prudentes cuando somos discípulos de Dios.

 

Todavía no hemos puesto a Dios por encima de todo lo demás, entonces, ¿cómo podemos comprender plenamente lo que Dios da y concede en gracia, para que podamos testificar por Él, para que podamos actuar por delante de nuestros hermanos y aceptar esas grandes gracias para ayudar a las almas, a orar en nombre de las almas, para que pronto vuelvan a Dios?

 

Hoy nos queda mucho por aprender con las enseñanzas del Espíritu Santo.

 

En este momento, estamos unidos para elevar respetuosamente a Dios el Padre con palabras fervientes a través de Las Seis Postraciones ( Los Seis Kowtows). Con cada postración le rezamos. Respetuosamente ofrecemos La primera Postración  (El primer Kowtow) a Dios Padre:

 

Oh Dios Padre, te adoro, te doy gracias. Te alabo, glorifico y te honro.

 

Nos has dado vida y nos has dado todo para que sea adecuado y apropiado.

 

Cuando tenemos suficiente tiempo, suficiente fe, suficiente madurez, entonces podemos entender la palabra del Espíritu Santo que nos enseña cada día.

 

Entonces podemos leer, comprender y meditar para que practiquemos lo que Tú otorgas y das, porque quieres dar y esperas nuestra madurez cada día, desde la comprensión, la confianza, la determinación y una vida presente a través de la oración.

 

Cada uno de nosotros sabe cómo rezar, pero rezamos de acuerdo con nuestra voluntad personal, de acuerdo con nuestras formas familiares, de acuerdo con nuestros hábitos diarios, sin ningún sentimiento interno, por lo que nuestra vida gira entorno al hábito.

 

Cada oración y cada vez que oramos, no estamos enfocados, entonces, ¿cómo podemos entender el significado de la oración, cómo podemos entender al Dios Supremo con quien hablamos y elevamos plegaria, al Dios Supremo en quien confiamos, al Dios Supremo ¿A quién elevamos todos nuestros sentimientos, nuestras debilidades, nuestras súplicas, para que vivamos con días enmendados como lo desean nuestros corazones?

 

Oh Dios, hoy por favor ayúdanos.

 

Que nuestros hermanos y hermanas descubran el tesoro en el método de orar con Las Seis Postraciones (Los Seis Kowtows), un tesoro en el que tanto el alma como el cuerpo se inclinan y se postran, para elevar a Dios con fe, para buscar y venir a Dios.

 

Nosotros elevamos en plegaria todo e incluso si no lo mencionamos, Dios sabe lo que necesitamos, lo que queremos y lo que nos pertenece.

 

Simplemente venimos en nuestra condición humana para agradecer a Dios por darnos vida hasta el día de hoy.

 

Agradecemos a Dios por darnos los días de nuestras vidas, con momentos débiles, pecaminosos, tropiezos, momentos exitosos, fallas y momentos desesperados.

 

Pero hoy todas las cosas están en el pasado. Hoy nos arrodillamos ante el altar, ante el tabernáculo.

 

Nos arrodillamos ante el lugar venerado donde asistimos a la misa, para elevar plegaria a Dios lo que podemos hacer hoy, que es el regreso por alma y cuerpo, mente y corazón, con La Primera Postración  (El Primer Kowtow) que levantamos y ofrecemos con todo el corazón.

 

Que Dios acepte, porque no tenemos nada digno. Oh Dios, sólo tenemos un cuerpo débil, miserable y pecaminoso.

 

Diariamente, tropezamos fácilmente, caemos fácilmente, y aunque escuchamos, aunque entendimos, todavía no podemos practicar.

 

Dios, por favor danos la oportunidad de recordar nuestra condición humana.

 

Debemos regresar a la justicia, regresar a la misión que Dios nos otorga, regresar a lo que entendemos a través de las enseñanzas del Espíritu Santo.

 

Debemos abrir nuestros corazones a la gracia de Dios para que hagamos lo que Dios quiere que hagamos, en el anhelo de la santidad.

 

Oh Dios Padre, una vez que entendemos estas cosas, entendemos las almas, especialmente las almas que están esperando.

 

Estas almas han entendido, han visto, han sabido cuando entraron al otro mundo, pero ya no tuvieron la oportunidad de elegir el camino.

 

Ya no tenían la oportunidad de elegir la vida para alabar, glorificar, honrar y agradecer a Dios. Ya no tuvieron la oportunidad de ver las gracias que se les concedieron, que negaron y rechazaron.

 

Vivieron su vida en contra de lo que estaba en la doctrina de Dios, así que hoy deben soportar un lugar en llamas para esperar justicia.

 

Este es un lugar donde la humanidad debe pagar sus deudas, la cual es el purgatorio, para que puedan recordar sus pecados.

 

Entonces, ya sea por mucho tiempo o por poco tiempo, su tiempo en el purgatorio terminará y podrán regresar a Dios, a través de Su infinita  Divina Misericordia.

 

Esos son los pecadores a quienes Dios siempre otorga Su Divina Misericordia, tanto a los vivos como a los difuntos.

 

Hoy inclinamos nuestras cabezas para adorar, alabar, glorificar, honrar y disculparnos en nombre de las almas, para que hagamos los actos que Dios concede, para recordar las almas, para rezar por ellas, para solicitar Misas por ellas.

 

Seamos caritativos y sacrifiquemos, como lo enseñó Dios, para orar para que Dios tenga misericordia y permita que las almas vuelvan pronto a Él. Entre ellos están nuestros parientes, nuestros benefactores y el clero que, aunque sirvieron, tuvieron ciertos momentos de debilidad en su vida.

 

Hoy las almas están esperando que oremos para que Dios les permita regresar al cielo, para que sean liberados del fuego ardiente. Las almas anhelan.

 

Oh Dios, Señor del amor, por favor acepta las oraciones sinceras que elevamos para que las almas regresen, especialmente en este mes.

 

También oramos por las almas huérfanas (1) que deambulan sin un lugar de descanso. Cuando vivían, no conocían a Dios; solo sabían cuando morían.

 

Aunque es demasiado tarde, Dios siempre usa la misericordia para motivar a los que aún viven para orar por los difuntos. Entonces Dios tendrá misericordia y permitirá que las almas regresen a Él. Amén.

 

Respetuosamente ofrezco La Segunda Postración (el Segundo Kowtow) al Señor Jesucristo, la Segunda Persona de Dios: Oh Señor, nuestro Salvador, el Redentor de la humanidad, el Redentor del mundo humano.

 

Los vivos también se benefician de la salvación del difuntos, gracias a la Divina Misericordia de Dios.

 

Hoy, con la Segunda Postración (Segundo Kowtow), nos disculpamos por las debilidades e imperfecciones en nuestras vidas y nuestros roles en la misión apostólica.

 

Todavía no lo hemos logrado todo, todavía no lo hemos entendido completamente.

 

Todavía somos lentos, y no hemos sido firmes en el papel por el cual Dios nos ha elegido para presenciar y practicar lo que más se necesita en nuestra alma y corazón, con el deber y la responsabilidad de orar en nombre de las almas y en nombre de todos los problemas del mundo, en nombre de todos los incrédulos y los ignorantes, en nombre de los vivos que aún llevan el yugo de los pecados, que continúan ignorando o rechazando el amor de Dios, la salvación de Dios.

 

Éramos personas que una vez se negaron como ellos, pero Dios no nos rechazó cuando pecamos.

 

Cuando regresamos con fracasos y sufrimientos, Dios extendió Sus brazos para darnos la bienvenida. Él nos eligió, nos permitió experimentar Su amor.

 

Nos perdonó, para que hoy seamos testigos.

 

Nosotros vivimos en días de sufrimiento extremo, llanto, quejas: preocupados, ansiosos, todos los aspectos nos hicieron vivir negativamente en medio del mundo.

 

Pero hoy invocamos el Nombre del Señor Jesucristo y Su amor, con un maravilloso regalo que nos ayuda a restaurar lo que nos pertenece que es otorgado por Dios.

 

Hoy, en el Nombre del Señor Jesucristo, que Dios continúe dándonos el coraje de testificar por Él en esta vida y de orar en nombre de las almas del purgatorio.

 

Ya sea que vivieron en días involuntarios o días con mala conducta, ellos ya no tuvieron la oportunidad: se extraviaron y también fueron víctimas  cada momento.

 

Eran pecadores que llegaron demasiado tarde, porque eran tercos, endurecidos, atraídos por el pecado, pero todo se ha convertido en el pasado, oh Dios.

 

Oh Dios, Señor del amor y Salvador, ten piedad de las almas, dales la oportunidad a través de nuestras oraciones, de nuestra postración y proclamación, de nuestras disculpas diarias.

 

Que Dios tenga piedad y perdone.

 

Que Dios acepte algo para que puedan volver a Dios, especialmente en el llamado de la Iglesia en este mes en particular, una vez al año, para que recordemos a los fallecidos, las personas con méritos, las personas que nos ayudaron, las personas que nos hicieron favores.

 

Esos eran el clero con una vida consagrada.

 

Pero seguramente en la vida, cada persona sigue siendo imperfecta y débil; luego, para ser justos, deben terminar en el purgatorio, para esperar la integridad.

 

Oramos para que Dios les permita regresar pronto a Él, en estos meses de gracia.

 

Oh Dios, el Señor de Amor, que Dios tenga misericordia de aquellos que aún están inmersos en el pecado y les dé la oportunidad de regresar a Dios, de arrepentirse.

 

Especialmente en este mes, que muchas personas estén conscientes porque todos deben morir. Hoy algunas personas mueren, mañana puede ser nuestro turno; cada dia una persona.

 

Pensemos en esto, vivamos en sacrificio, estemos agradecidos, hagamos buenas obras para los vivos, para los difuntos.

 

Que las almas se beneficien de los hechos que hacemos por ellos hoy. Mañana nos lo devolverán.

 

Entonces oremos a Dios. Oramos por la infinita benevolencia, el amor sin límites, el sentimiento, para que seamos más conscientes cuando profesamos a Dios.

 

Que Dios nos ayude a vivir con el deber y la responsabilidad de hacer todo lo que Él otorga y da en su enseñanza: por amor, por compasión.

 

Que los pecadores se arrepientan, como nosotros, nosotros que pecamos y nos arrepentimos, y Dios ha mostrado misericordia y nos ha perdonado.

 

Hoy nos convertimos en testigos porque Dios nos permitió convertirnos en Sus instrumentos.

 

Hoy oro por las almas que están en los lugares en llamas y están llorando (2). Que Dios tenga misericordia de ellos para que tengan la oportunidad de regresar en la gracia de la luz.

 

Este mes oramos específicamente por las almas. Este mes es el mes en que la Iglesia ofrece misas y ora por las almas. Este mes es el mes del sacrificio para aquellos que recuerdan a las almas, especialmente las almas huérfanas.

 

Que Dios tenga misericordia de ellos y les permita estar en un lugar que no sea demasiado caluroso, de acuerdo con la santa voluntad de Dios; El Ser Supremo quien ha resucitado a través de la muerte, para que triunfe en la gloriosa victoria.

 

Gracias a esa resurrección, los vivos se arrepienten de regresar; los muertos también tienen la oportunidad de ser restaurados a la luz del fuego de la resurrección que Dios concede tanto a los vivos como a los fallecidos: para madurar, crecer, creer, existir y vivir para siempre con Él.

 

Dios, por favor, perdónanos, para que seamos dignos de prepararnos para el día que Dios nos conceda, para que cada uno de nosotros pertenezca a Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Respetuosamente ofrecemos La Tercera Postración (El Tercer Kowtow) al Espíritu Santo.

 

Oh Espíritu Santo, ¿quién puede enseñarnos esto?

 

¿Quién puede hacernos saber que la elevada espiritualidad es necesaria por las palabras pronunciadas, por las oraciones, por la postración y por la proclamación, si no por Tí, que eres el Ser Supremo que ilumina y guía; el Ser Supremo que nos inspira y nos otorga justicia, justicia y verdad; el Ser Supremo que nos enseña la profundidad y amplitud de la fe; ¿El Ser Supremo que nos enseña las riquezas de la gracia de Dios y el Ser Supremo quien nos permite experimentar el amor de la verdad?

 

¡Oh Espíritu Santo, qué abundancia en verdad!

 

Hoy en día, cada uno de nosotros parece no estar familiarizado, todavía carece de comprensión, aún no sabe, y todavía está tan sorprendido o rechazando lo que no nos es familiar, para que podamos adorar a la manera de Las Seis Postraciones (Los Seis Kowtows) que la Madre María nos ofrece y nos enseña.

 

Oh Dios, si la humanidad no abre los ojos con humildad, no reconoce la condición débil de uno para regresar a Dios, para que Dios le restaure el alma y el cuerpo, entonces ¿cómo puede uno comprender la profundidad de la oración a través del regalo de Las Seis Postraciones?

 

Es por estas razones que el Espíritu Santo nos enseña quien abre nuestra mente, abre nuestros ojos y nos enseña en todos los aspectos de la gracia de Dios, para que sepamos que el mundo celestial siempre está listo para aquellos que creen , los que practican, los que pertenecen a Dios, los que adoran a Dios, los que se postran y se someten a Dios.

 

No tienen otro camino que tomar además del camino de confiar en Dios.

 

Que Dios nos proteja, intervenga por nosotros, nos santifique, nos cambie. Que vivamos en su protección y en Su camino.

 

Oh Espíritu Santo, tantos años de libertinaje, años de iniquidad, años de vida en la propia voluntad, años de pensar que estamos bien informados pero de hecho muy limitados, años de arrogancia, años de justicia propia, olvidando los días de arrepentimiento, los días de penitencia en la vida diaria ...

 

Mientras estemos en la carne, no confiemos en nosotros mismos.

 

De las dos personas que rezaban en el templo, el recaudador de impuestos le pidió a Dios que perdonara sus pecados porque eran muchos. A diferencia del recaudador de impuestos, el otro se consideraba una persona justa que contribuía con el 10% de su salario, que no había pecado, que vivía como una buena persona.

 

Al final, ¿quién fue el perdonado?

 

Dios dijo que el recaudador de impuestos fue perdonado y el otro no, debido a su orgullo, su soberbia, su arrogancia, pensando en sí mismo como justo pero sin pensar que en la vida diaria, hay deficiencias, debilidades, cuando somos seres humanos.

 

Oh Dios, Señor de amor, que nunca confiemos en nosotros mismos de que somos demasiado completos, demasiado virtuosos, demasiado santos, porque como tal, hemos sido engañados por el diablo y hemos actuado con orgullo, altivez y arrogancia.

 

Que el Espíritu Santo, que es el Sabio Ser Supremo, nos enseñe cada día en arrepentimiento, cada día en contrición, a mirar nuestra iniquidad para pedir el perdón de Dios.

 

Que Dios nos reforme, nos bendiga, para que vivamos en enmienda.

 

Que Dios nos santifique para que seamos dignos de ser las personas elegidas, para convertirnos en testigos a través de una vida de oración, en arrepentimiento con el alma y el cuerpo, en nombre de los vivos y los difuntos.

 

Dios, ten piedad: abre los ojos, abre el corazón, para que todos se rindan y se sometan ante Dios.

 

Que las almas tengan la oportunidad de postrarse y adorar a Dios. Ellos son aquellos quienes anhelan y esperan los días en que regresan a la luz del amor, de la Divina Misericordia de Dios: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

 

Respetuosamente ofrecemos La Cuarta Postración ( El Cuarto Kowtow) al Cuerpo y la Sangre de Cristo:

 

Oh Cuerpo y Sangre del Señor Jesucristo, hoy un sacramento sagrado, un sacramento divino, un sacramento en el que presenciamos la presencia de la luz celestial.

 

Es un sacramento que el Señor Jesús estableció antes de entrar en la pasión hace más de 2,000 años, un sacramento que se ha mantenido con la humanidad. Es un sacramento de reverencia que debemos tener: un gran sacramento, un sacramento solemne, un sacramento en el que ya no está aquí físicamente, sino escondido en una Hostia.

 

Esa luz se ha extendido y su gloria es para nosotros contemplar, postrarse y adorar.

 

Aunque todavía no es perfecto ni digno, no tenemos nada más que ofrecer, Oh Dios.

 

Oh Dios, hoy estamos en un estado de pecado, de debilidad, de miseria, pero Dios nos ha concedido tantas maravillas, para visitar a pecadores como nosotros, para que experimentemos la divinidad que la gloria ha manifestado, para instar a la vida de fe en el mundo, y también para motivar a los niños elegidos por Dios a perseverar en la misión para continuar proclamando las Buenas Nuevas, para continuar actuando y practicando, para continuar dando testimonio de lo que se escucha, se conoce y se ve.

 

Que Dios nos enseñe a vivir dignos de lo que contemplamos en su gloria.

 

Por favor, enséñanos a vivir para reconocer el amor de Dios, a corresponder solo un poco y ayudarnos a ser justos al tratar a nuestros hermanos, a nuestras hermanas y comprendamos el significado del amor, la doctrina del amor que Dios nos ha otorgado.

 

Dios también nos enseña a perdonarnos unos a otros. Dios nos enseña a perdonarnos unos a otros, porque somos personas que realmente nos necesitamos unos a otros.

 

Nuestras vidas son verdaderamente muy egoístas, solo mirando dentro de los límites, pero cuando hay eventos inesperados, vemos que solo el amor puede hacer que dure, solo el amor puede ayudarnos a superar todo el pensamiento y el cálculo que siempre están presentes en la vida humana.

 

Oh Dios, Señor del amor, el sacramento que nos es otorgado es por el amor de Dios, por Su entrega, por el escondite para proteger y amar para siempre, dado a las almas pecadoras como nosotros.

 

Hoy que viene?

 

El tiempo ha llegado. Dios quiere que veamos esa gloria.

 

Ha llegado el momento de que Dios nos muestre que el Señor no permanece para siempre en la pequeña Hostia.

 

Lo recibimos indignamente o todavía tenemos muchas imperfecciones, aún no entendemos, aún no sabemos, pero es un gran sacramento, solemne y elevado, que se da hoy en la invitación al mundo entero.

 

Cuando llegue la luz, la oscuridad será destruida.

 

Si alguien permanece en la oscuridad, levantémonos para salir de la oscuridad y regresar a Dios con un corazón contrito y arrepentido, con la postración y la rendición.

 

También hacemos esto en nombre de las almas del purgatorio.

 

Un sacramento que ahora conocen.

 

Jesús sigue siendo el sacramento que solían recibir indignamente, solían rechazar, y en toda su vida, nunca pasaron tiempo para visitar el Sacramento en el que Dios se había escondido, para permanecer con ellos.

 

Esto es lo mejor, ya que Dios quiere que la humanidad madure en esta generación. Esperó por más de 2,000 años.

 

Sin embargo, todavía no somos maduros para comprender claramente lo que nos pertenece, con el Sacramento de amor, el Sacramento que queda: para intervenir, proteger, apoyar, nutrirnos, nutrir el alma y ayudar al cuerpo a madurar en la razón.

 

Hoy, Oh Dios, ayúdanos a afirmar la fe, porque es sólo con fe que vemos esta maravilla: que tenemos días felices y pacíficos, que podemos testificar valientemente, que vemos la riqueza que Dios nos otorga y nos otorga en la presente santidad divina en la que Dios se ha manifestado.

 

Que podamos estar juntos en unidad, reemplazando todas las clases, todos los roles, todas las posiciones, todas las funciones: para postrarnos y adorar, agradecer a Dios, alabar, glorificar, elevar y ofrecer en nombre de las almas.

 

Dios, mira a las almas, para que tengan la oportunidad a través de nuestras obras, a través de las obras que Dios llama para que las reemplacemos, para que ellas también las reciban.

 

Cuando llegue la luz, perteneceremos a la luz cuando conozcamos y estemos conscientes, cuando Dios nos acepte.

 

Y si estamos en la oscuridad, levántense. No dejen que sea demasiado lento y demasiado tarde.

 

Elevamos en plegaria innumerables gracias a Jesús Eucarístico, para honrarlo, alabarlo y glorificarlo.

 

Por favor acepta nuestras oraciones para que las almas regresen pronto a Dios en el cielo. Amén.

 

La Quinta Postración (El Quinto Kowtow)

 

Oh Cinco Santas Señales del Señor Jesucristo, nuestro Dios: las Cinco Santas Señales han impreso el sello de amor para redimir a los pecadores en el mundo, para redimir a las almas en el purgatorio.

 

La Divina Misericordia es infinita, otorgada a los pecadores arrepentidos, que es el testimonio del poder de Dios y también una demostración de una doctrina histórica en el amor sin fin, para dar a la humanidad justicia, justicia y verdad.

 

También es la prueba del Señor Jesús, el Redentor, que trae vida a toda la humanidad, a los que creen, a los que regresan, a los que reciben el sello del perdón.

 

Hoy, el camino que la humanidad quiere tomar es un camino amplio y cómodo, el camino de la propia elección según las preferencias y gustos propios, que es un camino que nos llevará a la muerte.

 

El camino angosto que debemos tomar es el camino de la cruz por el cual el Señor Jesús eligió llevarnos a Su doctrina.

 

Es el camino de la cruz que tiene amor, compasión, vida, promesa y un mundo celestial que todavía nos espera.

 

Hoy, el camino angosto es el camino para que dejemos de lado las tentaciones del mundo durante años en la vida y volvamos a Dios por la verdad, con el corazón.

 

Redescubramos el camino de la cruz pero lleno de significado, porque ese camino de la cruz es el Salvador.

 

Él ha elegido y ha llevado por nosotros en la vida.

 

Él ha llevado la carga de los pecados del mundo, por lo que el camino de la cruz que tomamos es el camino para encontrarnos con Dios.

 

Es el camino que al final veremos a Dios, y llegaremos a Él.

 

El camino de la cruz es cuando nos volvemos hacia Él, porque el Ser Supremo ha recorrido ese camino y el Ser Supremo ha elegido ese camino para guiarnos: un camino estrecho.

 

El camino estrecho es el camino al cielo. El camino angosto es el camino prometido para conducir al Señor Jesucristo. El camino estrecho tiene a la Madre María en nuestra vida para guiarnos y recordarnos para que nuestra vida no se pierda, para que no tropecemos y no vivamos en los pecados del pasado.

 

Si alguien tiene una mente conocedora, entonces lo entenderá claramente.

 

¿Hoy por quién oramos?

 

Oramos por las almas, oramos por los pecadores que están saciados y viven los días en que están enamorados de la muerte del alma.

 

Hoy entendemos claramente porque también vivíamos días similares.

 

Hoy no tengamos miedo de la cruz, la cruz que Dios prometió, la cruz que Él llevó.

 

El ha resucitado y triunfado sobre la muerte a través de la gloria que nos lleva al cielo.

 

Así la cruz se relaciona con el Señor Jesús.

 

La cruz nos ayuda a creer, la cruz nos ayuda a afirmar, la cruz nos ayuda a llegar a la Divina Misericordia, la cruz nos permite tener a la Madre María en la vida para llevarnos a una vida de práctica, la cruz nos permite tener el Espíritu Santo para ayudarnos a entender el bien y el mal y afirmar claramente.

 

Esa es la cruz para ayudarnos en el camino del reino celestial, que tenemos en la determinación y afirmación con La Quinta Postración (El Quinto Kowtow).

 

Proclamamos, ofrecemos respetuosamente, adoramos: nos disculpamos en nombre de las almas, nos disculpamos en nombre de los pecadores que aún no han regresado y en nombre de todas las clases, todos los roles que aún no han creído ni recibido.

 

Dios, por favor acepta las Cinco Señales Santas del Señor Jesucristo como la evidencia para guiarnos a través de un mundo nuevo en la vida, para ayudarnos con días significativos de exilio en la tierra y para ayudar a las almas a través de la Cruz elevada en alto, por que también seamos levantados con Él y que vivamos con Él por los siglos de los siglos, cuando seamos perdonados y completos con Dios en la doctrina del amor y la Divina Misericordia. Amén.

 

Respetuosamente ofrecemos la Sexta Postración (El Sexto Kowtow).

 

Oh Dios Padre, te damos gracias por el amor que nos has dado.

 

Te agradecemos por tu amor que nos ha ayudado, porque somos personas miserables que soportan la condición de pecado y somos limitados con nuestro punto de vista estrecho.

 

Tenemos ojos pero no vemos, tenemos oídos pero no oímos, nuestros corazones no tienen latido y la vida nos ha llevado al pecado y a la satisfacción según la vida mundana.

 

Hoy, la Madre María es la persona que ha obedecido silenciosamente a Dios durante toda su vida, y es el ejemplo más brillante en la vida de servicio, en la vida complaciendo la voluntad de Dios a través de su doctrina y sus leyes.

 

La Madre es la persona elegida para convertirse en la Madre de la Segunda Persona de Dios, la Madre del Salvador, la Madre de la Eucaristía, la Madre del Verbo Encarnado, la Madre de toda la humanidad, la Madre de la Iglesia, la Madre de el clero, la Madre de los consagrados, la Madre de cada pecador, cada santo, cada víctima, cada penitente, cada paciente, cada apóstol de todo el mundo, cada testigo y la Madre de cada alma por los que rezamos hoy.

 

Gracias a la Madre por dejarnos ver la abundancia que la Madre nos ha dado a través de las generaciones.

 

Hoy Ella todavía es una Madre que calla en quietud, en contemplación, en una vida gentil.

 

La madre es la persona que continúa meditando: para guiarnos en lo que más necesitamos, en lo que es más urgente y en lo que todavía no hemos encontrado el camino de regreso en el mundo humano hoy.

 

Aunque se otorgaron innumerables riquezas por la gracia de Dios, todavía estamos viviendo en días de ceguera, días de pecado, días de limitación, días de depravación.

 

Es el libertinaje lo que nos llevará a eventos que son extremadamente terribles y aterradores, porque los pedimos, los acogemos con beneplácito.

 

Practicamos lo que hay en la vida que nos satisface, en el pecado, con el pecado, así que si hoy pecamos, ¿cómo podemos presentarnos ante Dios, cómo podemos ir al cielo para siempre?

 

Debido al pecado, hemos visto a las almas llorar y rechinar los dientes en un lugar donde ya no tienen la oportunidad, y para aquellos que todavía tienen la oportunidad de regresar, ¿cuánto tiempo deben pagar por lo que hicieron?

 

Están llorando y retorciéndose de dolor con pesar y con días de espera.

 

Estas son cosas que existen.

 

Mientras todavía estamos en la carne, diferenciemos claramente.

 

No cometamos el error de ser conscientes, pero al final caer en la misma situación que muchos otros, lo cual es una pena para nosotros mismos.

 

Hoy, la Madre quiere que comprendamos mientras todavía estamos en la carne, para que podamos elegir ahora mismo.

 

No elijamos nuestras preferencias, sino el sacrificio, la caridad, la vida que se enseña en rectitud y justicia.

 

Elijamos el camino estrecho para que caminemos con Dios y la Madre María, para que la Madre nos proteja y nos guíe, para que vivamos los días de justicia que necesitamos en la vida.

 

No seamos tontos. No vivamos en la ceguera. No vivamos de manera demasiado egoísta o completamente indiferentes, para que podamos tropezar y vivir en la depravación, porque debemos pagar el precio cuando no nos ponemos de pie.

 

Es la invitación de la Madre, Su enseñanza, Su recordatorio y Su búsqueda, que nos lleva de regreso a Dios.

 

Que cada uno de nosotros sea consciente de esto para que podamos entender a la Madre sin la cual no podemos estar hoy en nuestra vida.

 

Oremos a la Madre y levantemos a la Madre.

 

Oh Madre, te alzo plegaria, con alabanzas, con acción de gracias, con gratitud y con un corazón listo para escuchar. Madre, por favor ayúdanos a regresar.

 

Es tiempo No podemos seguir siendo tercos, endurecidos.

 

Es tiempo. No podemos continuar siguiendo una vida que nos lleva a días negativos, dolorosos, perplejos y temerosos, en la iniquidad.

 

Madre, por favor sálvanos, ayúdanos, porque eres Tú quien nos lleva al tesoro que queda en medio del mundo.

 

Ese es el Jesús Eucarístico.

 

Nos guiaste a Él, así que hoy ese tesoro ha sido abierto y otorgado a cada pecador como nosotros.

 

Vayamos a recibir, para que seamos reformados con un tesoro que necesita ser almacenado aquí mismo en este mundo.

 

Debemos vivir una vida de mejora ahora en esta vida.

 

Debemos tomar una decisión inmediata, para que nuestra vida no se desvíe, para que no nos equivoquemos y terminemos demasiado lejos de la doctrina que se nos da que nos lleva al lugar eterno, cuando creemos en el Señor Jesucristo como Dios, como La doctrina del amor y la compasión que la humanidad necesita practicar.

 

Madre, ayúdanos a vivir una vida recta, una vida justa, una vida en la verdad para que a través de nuestra vida, nuestras oraciones sean escuchadas por Dios.

 

Oremos por las almas.

 

Están en un estado de pesar. Están llorando, esperando, y también están perdurando, porque ya no hay un camino para elegir.

 

Cuando en los días del exilio en la tierra, no escuchaban o se negaban, y vivían de acuerdo con la voluntad personal de la carne débil.

 

Cada acto necesita un llamado, así que hoy agradecemos a la Madre por ayudarnos, por ayudarnos a nosotros mismos y ayudar a las almas, para ayudar a aquellos que ya no tienen la oportunidad y el camino para elegir.

 

Aunque quieren y anhelan, ya era demasiado tarde.

 

Hoy la Madre es la única persona que nos ayuda. Sólo la Madre nos da la oportunidad, así que vivamos con lo que tenemos.

 

Vivamos para aceptar todos los desafíos y pruebas y siempre esperemos tener a la Madre, estar con ella y elevar en plegaria en todo lo que fallamos.

 

Oramos para que experimentemos por nuestro amor a Dios, por el sacrificio por las almas, por las enseñanzas de la Madre, por la Madre para salvarnos y salvar las almas.

 

Hoy todos debemos pagar un precio en justicia, rezar por los difuntos, por los difuntos en el purgatorio, incluidos nuestros familiares y benefactores, para que pronto regresen a Dios en el cielo.

 

Oh Madre María, no tenemos nada digno de decirle a la Madre y presentarle a la Madre.

 

Solo sabemos que el Espíritu Santo nos enseña la Sexta Postración (El Sexto Kowtow), para ofrecer a la Madre con respeto, con reverencia.

 

Madre, por favor acepta y perdona. Madre, por favor continúa enseñándonos, ayúdanos a vivir una vida de práctica como Tú nos enseñas: a rezar y honrar a cada Persona.

 

Continuamos con días de arrepentimiento con el regalo de Las Seis Postraciones    (Los Seis Kowtows) que ofreces, para que el mundo tenga la oportunidad y también para que todos sean reformados, restaurados y mejorados, en el amor de la Divina Misericordia.

 

Que podamos responder a través de la enseñanza de la Madre.

 

Madre, ayúdanos a hacer lo que podemos hacer hoy.

 

En cuanto a otras cosas, Madre, por favor continúa usándonos como instrumentos, para que seamos testigos y ayudemos a muchas personas a regresar.

 

Que tengan un corazón arrepentido, entiendan qué es arrepentirse, cómo arrepentirse, cómo rendirse y postrarse, invocar el nombre de Dios y pedir su intervención.

 

Agradecemos abundantemente a la Madre, y especialmente esta tarde, que también está en los primeros días de Noviembre.

 

Le pedimos a la Madre que tenga piedad y salve las almas. Le pedimos a la Madre que se apiade de las almas de nuestros seres queridos.

 

Los confiamos en la mano amorosa de la Madre, porque la Madre siempre viene al purgatorio para salvar almas, para devolver las almas a Dios.

 

La Madre siempre le recuerda al mundo rezar el Rosario, rezar por el mundo, rezar para que los pecadores se arrepientan, rezar para que la gente regrese a Dios y rezar especialmente por las almas.

 

Sacrificio por buenas obras, en caridad, para rezar por las almas.

 

La Madre siempre recuerda porque Dios también quiere que pensemos en los fallecidos, porque ya no tienen la oportunidad de hacer nada.

 

Necesitan nuestras contribuciones y oraciones por buenas obras y para que comprendamos el significado de las Misas, para que las reemplacemos en oraciones, para solicitar Misas por ellas.

 

Estas son las cosas más esenciales que debemos recordar.

 

Agradecemos a la Madre por todo lo que la Madre otorga y especialmente por el regalo de Las Seis Postraciones (Los Seis Kowtows), para ayudarnos a conocer nuestro deber y responsabilidad con lo que necesitamos hacer, decir y elevar a Dios.

 

Agradecemos a la Madre por llevarnos a San José.

 

Agradecemos su intercesión por la Iglesia, por todas las familias en el mundo, por cada uno de nosotros en la vida para regresar a la justicia y la rectitud.

 

Que seamos responsables en la vida familiar y en la sociedad.

 

Ayúdanos a diario a aprender cómo ser obedientes, cómo vivir una vida que pertenece a Dios, a través de los santos ejemplares.

 

Pedimos la intercesión de San José, que nuestra Iglesia también lleve una vida en la promesa de castidad, que sea perfecta en pureza, que continúe proclamando las Buenas Nuevas que Dios dejó al mundo.

 

Oramos por aquellos en la Iglesia para que sean personas ejemplares, y nos alegramos de tener nuestra Iglesia, de que las personas llamadas por Dios para reemplazarlo sean los pastores que traigan la palabra de Dios y su amor para recordarnos en la vida.

 

También le pedimos a Madre que nos dirija hacia los tres arcángeles.

 

Hoy llegamos a la iglesia que lleva el nombre de San Miguel.

 

Oh Arcángel Miguel, eres la persona que tiene la escala de la justicia y Dios te ha dado una gran posición en el cielo.

 

Dirige todo el ejército en el cielo.

 

Eliminas al diablo por la escala de justicia que tienes.

 

La escala de la justicia está en tus manos, por lo que el diablo debe huir, te debe temer y debe terminar completamente bajo tus pies.

 

En este momento, nuestro mundo está en caos, cayendo en las trampas y engaños sofisticados e inteligentes de una era envuelta en la civilización.

 

Nuestro mundo está cayendo gravemente. San Miguel, por favor ayúdanos, por favor sálvanos, entréganos y protégenos.

 

Realmente queremos volver a Dios, realmente queremos elevarnos al cielo.

 

Queremos alejarnos de todas las trampas inteligentes y aterradoras que nos atrapan hoy.

 

Oramos por los arcángeles para erradicar todas las trampas y engaños en la inteligencia de ésta era en la que la humanidad se apasiona, se distancia de Dios y pierde la fe como vemos actualmente.

 

Por favor, sálvanos de una situación en los días más problemáticos, de la tensión entre el mal y el bien, y en la batalla en medio de este mundo.

 

Realmente queremos volver, anhelamos y rezamos para que muchas personas sepan, crean.

 

Pedimos a los tres arcángeles, junto con toda la corte celestial, todos los ángeles guardianes, que recen por nosotros, que nos ayuden a erradicar las trampas y las engaños, que nos ayuden a tener el coraje de volver a la verdad, volver al amor, regresar con un corazón arrepentido, regresar con adoración y regresar a la doctrina que necesitamos practicar. Que los arcángeles nos ayuden.

 

Esas son oraciones fervientes que levantamos en nombre del mundo y especialmente en este mes, para orar por las almas de los difuntos.

 

Que los arcángeles también oren para que seamos valientes: para conocer nuestro deber en este mes, para sacrificar, rezando, haciendo buenas obras, haciendo sacrificios a través de la penitencia.

 

Que nos sacrifiquemos pidiendo misas por las almas del purgatorio y contribuyendo espiritualmente lo que podamos.

 

Pedimos a los arcángeles que nos ayuden a comprender el valor importante cuando aún tenemos la oportunidad de elegir, la oportunidad de actuar y la oportunidad de lograr.

 

Por lo tanto, acumulamos lo que es mejor, almacenamos los tesoros que necesitamos para que algún día se los ofrezcamos a Dios y volvamos a Dios por las buenas obras que hicimos en este mundo.

 

Entonces, oramos a los santos, porque ellos mismos han vivido la historia, tenían un corazón decidido, han experimentado muchos viajes desafiantes y han perseverado fielmente.

 

Vivieron una vida de fe, inquebrantable en cualquier situación. Incluso ante la muerte, confesaron alegremente su fe.

 

Esto es algo difícil de lograr en este mundo. Esto es algo que en este mundo humano en libertad, en una vida civilizada, la gente nunca piensa.

 

Las personas no están determinadas, no lo saben y tampoco practican.

 

Oh Dios, aprendamos de los ejemplos de los santos en este momento eliminando cosas malas y negativas, cosas que nos hacen vivir siempre en el engaño y la iniquidad.

 

Eliminemos la injusticia, la desobediencia, las pasiones, los deseos y las sensualidades en el cuerpo humano, para que seamos personas dignas que merecen lo que Dios otorga y concede, ayudándonos al final al sacrificio, a eliminar completamente la injusticia, a vivir en justicia, en rectitud, y en la doctrina, para ser salvados y liberados en esta generación de tensión.

 

Solo sabemos lo que es éste día.

 

Que los santos y los ángeles nos ayuden a ser lo suficientemente valientes, a ser lo suficientemente fuertes, a aprender de sus ejemplos: a ser testigos de Dios en medio de este mundo, para que todos lo conozcan y regresen a Dios. Porque solo Dios trae felicidad, paz y serenidad a cada persona, cada familia, cada clase, cada grupo.

 

En todos los lugares, todos los países, todas las naciones, que nos rindamos, nos sometamos a Dios, le pidamos que sea el Maestro del mundo.

 

Dios, por favor, ayúdanos a enmendar completamente y a ser restaurados, para merecer las bendiciones otorgadas, la asistencia de la corte celestial y el apoyo de la familia celestial que nos es otorgada y dada, tanto para los vivos como para los difuntos para pronto regresar a Dios en el cielo.

 

Concluimos Las Seis Postraciones (Los Seis Kowtows) que Dios nos ha otorgado en particular para ofrecer este día especial.

 

Esta tarde iremos al cementerio.

 

En todo, pedimos la dirección del Espíritu Santo. En todo, pedimos la protección de los tres arcángeles. En todo, pedimos ayuda a los ángeles, los santos, para que seamos valientes y valientes para testificar, y para que seamos valientes para ayudar a las almas a abandonar pronto el purgatorio y regresar a Dios en el cielo. Amén.

 

Lucía, Mercedes, María M., Theresa, Maria N., María T., Paul T. concluyen Las Seis Postraciones (Los Seis Kowtows) ésta tarde, ante el altar, ante la Cruz, ante el tabernáculo, ante la imagen de la Madre como Reina.

 

Oramos de una manera especial por las almas, y también por nosotros en nuestra misión, para no parar.

 

Solo hay un mes en el año para que hagamos lo que necesitamos hacer en la invitación: hacer penitencia, sacrificarnos para ayudar a las almas, para que las almas se salven y regresen a Dios a través de la Divina Misericordia.

 

Respetuosamente levantamos en plegaria en su nombre. Agradecemos a Dios, alabamos a Dios y glorificamos a Dios. Amén. Amén. Amén.

 

  1. Almas sin nadie para rezar por ellos
  2. Los fuegos del purgatorio

 

-o0o-

 

La mensajera, Lucía Phan, es una inmigrante estadounidense de Vietnam. Ella lleva una intensa vida de oración que se enfoca en asistir a misa y adorar a Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento. Ella recibe los mensajes por medio de locuciones y puede capturar imágenes milagrosas de la Eucaristía en la cámara de su teléfono celular. Cuando Jesús le da sus mensajes, es como un Padre en la familia, como el Máster / Maestro (para más información, visite la página de inicio de www.nrtte.org).

 

 - nrtte.org

 - nrttej.org

 - EucharisticJesus.net

 - EucharisticJesus.faith

 

Comparta este mensaje y los sitios web con todos los que conoce por correo electrónico, imprimiendo el mensaje y el boca a boca.

Print Print | Sitemap Recommend this page Recommend this page
© The Miraculous Power of the Eucharistic Jesus